APP a fondo

Oftalmoscopio

Uso en consulta

400,00 €

Los oftalmoscopios digitales se caracterizan por obtener de forma sencilla imágenes de fondo de ojo sin necesidad de dilatación de la pupila con una buena calidad de imagen. El formato de salida puede ser de una imagen estática (fotografía) o vídeo. Poseen de manera común las siguientes características:
1. Obtención de imágenes de alta calidad en poco tiempo y sin molestias para el paciente (no requieren dilatación pupilar)
2. Modificar parámetros mediante posterior edición de imagen. Podemos aplicar sistemas de ampliación de partes concretas de la imagen o modificar parámetros como el brillo o el contraste hasta obtener imágenes óptimas para el diagnóstico.
3. Obtención de imágenes de forma independiente de la luz ambiental.
4. Almacenar imágenes o vídeos en la historia del paciente.
5. Transmitir la imagen a otro profesional como un dato más de la exploración del paciente o para una opinión diagnóstica.

Aplicaciones: Estas herramientas no solamente tienen una función asistencial, sino que se pueden utilizar como elementos docentes en formación continuada de profesionales sanitarios o en grados de ciencias de la salud y como herramientas de investigación.

Existen varios formatos de oftalmoscopios digitales:
1. Un formato similar al oftalmoscopio tradicional portátil que posee un elemento que transforma la imagen en un archivo digital exportable a un terminal con pantalla (teléfono, tableta u ordenador) o que posee una pequeña pantalla de escasa pulgadas para su visualización directa.
2. Terminal con lentes intercambiables de acceso al paciente de manera que el mismo aparato puede hacer las funciones de oftalmoscopio, otoscopio, dermatoscopio y rinoscopio(Digital Medical Scope VersaCam).
3. Un adaptador a la cámara de nuestro terminal móvil (solo disponible para iPhone 6 o 6 Plus) que posee unas características de lente determinadas que permite el acceso al fondo de ojo y que a través de un software determinado (en forma de app) permite el procesamiento posterior de la imagen o del vídeo (D-Eye).
En ambos casos obtenemos un archivo de imagen o video digital al cual se le pueden pasar posteriores filtros, modificar el tamaño de la imagen (zoom) o parámetros como el brillo, la intensidad o el contraste que nos ayudan a establecer un diagnóstico.
La capacidad de aumento va a depender de la calidad de la imagen digital obtenida.
Podemos comparar esta imagen con patrones estándar o con imágenes previas del fondo de ojo del mismo paciente para poder establecer evoluciones o modificaciones en la enfermedad que afecta al fondo de ojo.
El archivo puede almacenarse o transmitirse a través de cualquier vía de comunicación a otros profesionales.

El oftalmoscopio digital es mucho más eficiente ya que ofrece la posibilidad de almacenar, transmitir y aplicar filtros de imagen/vídeo al archivo obtenido y en un tiempo posterior.
Muchos de los oftalmoscopios poseen una aplicación que podemos descargar en nuestro teléfono móvil, tableta u ordenador y que permite almacenar las imágenes identificando al paciente, el ojo (derecho o izquierdo) y la fecha (para poder ver evolución del proceso).
Algunas de los terminales ofrecen un sistema de almacenamiento en nube de las imágenes con estándares de seguridad y privacidad para poder tener las mismas almacenadas fuera de nuestro terminal.



Datos técnicos

  • Precio: El precio del Digital Medical Scope VersaCam no está disponible de forma pública en Internet y solo se puede conseguir con una demostración directa de distribuidores locales. El D-Eye tiene un precio en torno a 400 USD.
  • Conexiones: Bluetooth o WiFi según modelos.
  • Ángulo de visión: entre 20 y 40 grados.
  • Alimentación: Batería integrada.
  • Formato de salida: Formatos estándar de imagen o vídeo (.jpg, jpeg., H.264).
  • Duración de la batería: Entre 5 y 50 horas.
  • Sistema de carga rápida: Según modelos.
  • Indicador de batería: Sí.



José Francisco Ávila de Tomás (@joseavil)
Médico especialista en Medicina de Familia y Comunitaria